pr.mpmn-digital.com
Nuevas recetas

La poderosa relación entre los niños y la comida rápida

La poderosa relación entre los niños y la comida rápida


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


No es sorprendente que las marcas de comida rápida y otras empresas de alimentos y bebidas de renombre consideren a los niños como un grupo demográfico clave del marketing. Con lemas pegadizos, logotipos simples pero vibrantes y campañas publicitarias que despiertan la vívida imaginación de los niños, estas corporaciones intentan atraer a los más jóvenes.

Hoy, The Daily Byte presentó un video protagonizado por una niña de 5 años que puede identificar correctamente una gran cantidad de marcas después de que simplemente se le muestre su logotipo. El poder del marketing de comida rápida y comida chatarra dirigido a los niños es tan omnipresente que incluso está comenzando a despertar el interés de grupos de acción política como la Organización Mundial de la Salud.

El año pasado, varias marcas de comida rápida comenzaron a cambiar su enfoque cuando lanzaron versiones más saludables de las comidas para niños. En lugar de simplemente comercializar a los niños con la esperanza de convencer a sus padres de que compren los productos, estas empresas ahora están comercializando a los padres con la esperanza de que se sientan bien comprando alternativas "saludables" para sus hijos.

Las historias y presentaciones de diapositivas a continuación profundizan un poco más en este tema.

Niño describe adorablemente los logotipos de las marcas

Hemos escuchado mucho sobre la marca, pero ¿quién diría que los logotipos se quedan tan bien? A una niña de 5 años se le mostraron logotipos de marcas muy populares y pudo identificar correctamente la mayoría de ellos. ¿Por Starbucks? "Ese es el logo del café". Para Pepsi, "Ese es el pop de la pizzería".

Asumir el marketing de comida chatarra para los niños

La Organización Mundial de la Salud anunció en el verano que la prohibición del marketing de comida chatarra dirigida a los niños sería un punto importante de discusión cuando las Naciones Unidas se reúnan en septiembre. La OMS estima que 43 millones de niños en edad preescolar en todo el mundo tienen sobrepeso o son obesos. Anticipándose a la discusión, aquí hay una colección de anuncios de marcas populares dirigidas a los niños.

Menús de comida rápida para niños más saludables e insalubres

Cuando piensa en lo que constituye una comida saludable, es probable que no esté pensando en una hamburguesa con papas fritas de su lugar favorito de comida rápida. Sin embargo, varias de las principales cadenas de comida rápida han tomado recientemente la iniciativa de ofrecer opciones de menú más saludables para los niños, como Burger King, McDonald's y Subway. Pero podría tener sentido mirar los hechos antes de comenzar a alimentar a los niños con Happy Meals cuatro veces a la semana.

Comerciales de comida rápida de celebridades: antes de que fueran famosos

No hay duda de que el camino a la fama puede ser largo y tortuoso, y muchas de las estrellas de Hollywood destacan en el negocio al tiempo que respaldan la comida rápida. Dado que seguir la vida de las celebridades y comer comida rápida son dos pasatiempos de placer culpable muy populares, esta colección de videos de YouTube seguramente satisfará ambos antojos.


Ayuno intermitente: ¿es seguro para los niños?

A lo largo de los años, ha escuchado diferentes formas de ayuno, incluido el ayuno intermitente, promovidos para el control del peso y la prevención de enfermedades, pero ¿funcionan estas técnicas y son seguras para los niños? Los estudios han demostrado que la reducción del consumo típico de calorías, generalmente entre un 30 y un 40 por ciento, prolonga la vida útil en un tercio o más en muchos animales. Sin embargo, cuando se trata de restricción calórica en humanos, el jurado aún está deliberando. Incluso si la restricción de calorías no ayuda a nadie a vivir más tiempo, una gran parte de la investigación ha apoyado la idea de que limitar la ingesta de alimentos reduce el riesgo de enfermedades comunes en la vejez y alarga el período de vida con buena salud.

El ayuno intermitente (IF) puede ser una alternativa a la dieta tradicional para adultos, pero no se ha estudiado en niños. Sin embargo, los resultados de la investigación sobre los beneficios del ayuno intermitente no han sido consistentes. Si bien algunos estudios han demostrado un beneficio potencial, otros no han mostrado diferencias con respecto a la pérdida de peso / mantenimiento del peso, el control del azúcar en sangre y los lípidos en sangre.

Tres métodos de ayuno intermitente

La investigación sugiere que el momento del ayuno es clave. Hay tres tipos de ayuno intermitente, todos los cuales implican dividir el día o la semana en períodos de alimentación y ayuno. El método 16/8 o el método de división del tiempo implica saltarse el desayuno y restringir el período diario de alimentación a 8 horas (por ejemplo, de 1 p.m. a 9 p.m.). Luego hay un ayuno de 16 horas en el medio. El método Eat-Stop-Eat o "día alterno" implica ayunar durante 24 horas, una o dos veces por semana. El método 5: 2 permite entre el 20 y el 25 por ciento de las necesidades calóricas estimadas en los días de ayuno y la ingesta sin restricciones en los días sin ayuno.

¿Qué tan efectivo es el ayuno intermitente?

Un ensayo que incluyó la asignación aleatoria de participantes a grupos de control, restricción calórica y ayuno en días alternos mostró que el grupo de ayuno en días alternos tuvo una alta tasa de abandono. No hubo diferencias significativas en la pérdida de peso, la presión arterial, la frecuencia cardíaca, los triglicéridos, la glucosa en ayunas, la insulina en ayunas y la resistencia a la insulina entre el grupo de ayuno y restricción. Además, el colesterol LDL (colesterol "malo") aumentó significativamente en el grupo de ayuno en comparación con el grupo de restricción.

Un estudio reciente en el que participaron adultos con diabetes tipo 2 comparó la dieta 5: 2 con la restricción calórica y encontró que ambas intervenciones tuvieron mejoras similares en la hemoglobina A1C (un marcador del control del azúcar en sangre), los niveles de glucosa en ayunas (azúcar en sangre) y los niveles de lípidos. La seguridad del ayuno intermitente para una persona con diabetes depende de sus medicamentos y del riesgo de hipoglucemia.

El ayuno intermitente no parece ofrecer ventajas metabólicas o de control de peso a corto plazo superiores en comparación con la restricción calórica. Sin embargo, algunas personas pueden encontrar el ayuno intermitente más fácil de mantener. Aquellos con antecedentes de trastornos alimentarios no deben intentar ningún tipo de dieta de ayuno. Al restringir los alimentos, hay una mayor liberación de dopamina en el cerebro cuando come. Esto podría aumentar la probabilidad de un atracón.

Estudios recientes continúan mostrando que a pesar de una ingesta calórica similar, actividad física y sueño, aquellos que se saltan el desayuno con más frecuencia tienen una masa corporal más alta que aquellos que comen antes. La ingesta alta de calorías en el desayuno en lugar de la cena también se ha asociado con una mejor pérdida de peso / mantenimiento del peso. No se recomienda saltarse el desayuno para los niños porque ya han ayunado durante la noche.

Los estudios de investigación sugieren que el ayuno con ritmo circadiano combinado con una dieta y un estilo de vida saludables puede ser un método eficaz para perder peso. La investigación también apoya el sueño adecuado como una herramienta para la salud (que consiste en un ayuno nocturno de 8 a 12 horas). Mejorar la calidad y la cantidad del sueño puede mejorar la salud metabólica. Es importante centrarse no solo en lo que comemos, sino también en cuándo comemos. Limitar la ingesta de alimentos por la tarde y por la noche puede tener efectos beneficiosos sobre el control de la glucosa y el equilibrio energético.

¿El ayuno intermitente es seguro para los niños?

No hay suficiente evidencia en humanos para recomendar IF en este momento. No se han realizado estudios en niños y los estudios actuales en adultos carecen de una intervención a largo plazo y un período de seguimiento.

No se recomienda el ayuno intermitente para personas en períodos de rápido crecimiento, como niños y adolescentes. IF tampoco se recomienda para personas con diabetes que toman medicamentos, personas con antecedentes de trastornos alimentarios y mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Se recomienda un enfoque intencional de la alimentación para niños y adolescentes. Siga estos consejos para ayudar a su hijo a controlar un peso saludable:

  • Use comidas planificadas y refrigerios programados a lo largo del día para ayudar a controlar el hambre y lograr el control de las porciones.
  • Minimiza o elimina las bebidas azucaradas.
  • Consuma alimentos ricos en nutrientes que incluyan al menos cinco porciones de frutas y verduras al día.
  • Reduzca las comidas procesadas y rápidas.
  • La alimentación consciente también es clave para promover una relación saludable con la comida. Comer conscientemente es comer con intención y atención.
  • Tómese el tiempo para comer en la mesa en familia.

No olvidemos la importancia de la actividad. El ejercicio es un componente vital del desarrollo de cualquier niño. Ayuda a reducir el sobrepeso y la obesidad, aumenta la fuerza de los músculos y puede mejorar la concentración en la escuela. Limite el tiempo frente a la pantalla y fomente el juego al aire libre. Las familias pueden hacer ejercicio juntas para cumplir con los 60 minutos diarios recomendados.


Ayuno intermitente: ¿es seguro para los niños?

A lo largo de los años, ha escuchado diferentes formas de ayuno, incluido el ayuno intermitente, promovidos para el control del peso y la prevención de enfermedades, pero ¿funcionan estas técnicas y son seguras para los niños? Los estudios han demostrado que la reducción del consumo típico de calorías, generalmente entre un 30 y un 40 por ciento, prolonga la vida útil en un tercio o más en muchos animales. Sin embargo, cuando se trata de restricción calórica en humanos, el jurado aún está deliberando. Incluso si la restricción de calorías no ayuda a nadie a vivir más tiempo, una gran parte de la investigación ha apoyado la idea de que limitar la ingesta de alimentos reduce el riesgo de enfermedades comunes en la vejez y alarga el período de vida con buena salud.

El ayuno intermitente (IF) puede ser una alternativa a la dieta tradicional para adultos, pero no se ha estudiado en niños. Sin embargo, los resultados de la investigación sobre los beneficios del ayuno intermitente no han sido consistentes. Si bien algunos estudios han demostrado un beneficio potencial, otros no han mostrado diferencias con respecto a la pérdida de peso / mantenimiento del peso, el control del azúcar en sangre y los lípidos en sangre.

Tres métodos de ayuno intermitente

La investigación sugiere que el momento del ayuno es clave. Hay tres tipos de ayuno intermitente, todos los cuales implican dividir el día o la semana en períodos de alimentación y ayuno. El método 16/8 o el método de división del tiempo implica saltarse el desayuno y restringir el período diario de alimentación a 8 horas (por ejemplo, de 1 p.m. a 9 p.m.). Luego hay un ayuno de 16 horas en el medio. El método Eat-Stop-Eat o "día alterno" implica ayunar durante 24 horas, una o dos veces por semana. El método 5: 2 permite el 20-25 por ciento de las necesidades calóricas estimadas en los días de ayuno y la ingesta sin restricciones en los días sin ayuno.

¿Qué tan efectivo es el ayuno intermitente?

Un ensayo que incluyó la asignación aleatoria de participantes a grupos de control, restricción calórica y ayuno en días alternos mostró que el grupo de ayuno en días alternos tuvo una alta tasa de abandono. No hubo diferencias significativas en la pérdida de peso, la presión arterial, la frecuencia cardíaca, los triglicéridos, la glucosa en ayunas, la insulina en ayunas y la resistencia a la insulina entre el grupo de ayuno y restricción. Además, el colesterol LDL (colesterol "malo") aumentó significativamente en el grupo de ayuno en comparación con el grupo de restricción.

Un estudio reciente en el que participaron adultos con diabetes tipo 2 comparó la dieta 5: 2 con la restricción calórica y encontró que ambas intervenciones tuvieron mejoras similares en la hemoglobina A1C (un marcador del control del azúcar en sangre), los niveles de glucosa en ayunas (azúcar en sangre) y los niveles de lípidos. La seguridad del ayuno intermitente para una persona con diabetes depende de sus medicamentos y del riesgo de hipoglucemia.

El ayuno intermitente no parece ofrecer ventajas metabólicas o de control de peso a corto plazo superiores en comparación con la restricción calórica. Sin embargo, algunas personas pueden encontrar el ayuno intermitente más fácil de mantener. Aquellos con antecedentes de trastornos alimentarios no deben intentar ningún tipo de dieta de ayuno. Al restringir los alimentos, hay una mayor liberación de dopamina en el cerebro cuando come. Esto podría aumentar la probabilidad de un atracón.

Estudios recientes continúan mostrando que a pesar de una ingesta calórica similar, actividad física y sueño, aquellos que se saltan el desayuno con más frecuencia tienen una masa corporal más alta que aquellos que comen antes. La ingesta alta de calorías en el desayuno en lugar de la cena también se ha asociado con una mejor pérdida de peso / mantenimiento del peso. No se recomienda saltarse el desayuno para los niños porque ya han ayunado durante la noche.

Los estudios de investigación sugieren que el ayuno con ritmo circadiano combinado con una dieta y un estilo de vida saludables puede ser un método eficaz para perder peso. La investigación también apoya el sueño adecuado como una herramienta para la salud (que consiste en un ayuno nocturno de 8 a 12 horas). Mejorar la calidad y la cantidad del sueño puede mejorar la salud metabólica. Es importante centrarse no solo en lo que comemos, sino también en cuándo comemos. Limitar la ingesta de alimentos por la tarde y por la noche puede tener efectos beneficiosos sobre el control de la glucosa y el equilibrio energético.

¿El ayuno intermitente es seguro para los niños?

No hay suficiente evidencia en humanos para recomendar IF en este momento. No se han realizado estudios en niños y los estudios actuales en adultos carecen de una intervención a largo plazo y un período de seguimiento.

No se recomienda el ayuno intermitente para personas en períodos de rápido crecimiento, como niños y adolescentes. IF tampoco se recomienda para personas con diabetes que toman medicamentos, personas con antecedentes de trastornos alimentarios y mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Se recomienda un enfoque intencional de la alimentación para niños y adolescentes. Siga estos consejos para ayudar a su hijo a controlar un peso saludable:

  • Use comidas planificadas y refrigerios programados a lo largo del día para ayudar a controlar el hambre y lograr el control de las porciones.
  • Minimiza o elimina las bebidas azucaradas.
  • Consuma alimentos ricos en nutrientes que incluyan al menos cinco porciones de frutas y verduras al día.
  • Reduzca las comidas procesadas y rápidas.
  • La alimentación consciente también es clave para promover una relación saludable con la comida. Comer conscientemente es comer con intención y atención.
  • Tómese el tiempo para comer en la mesa en familia.

No olvidemos la importancia de la actividad. El ejercicio es un componente vital del desarrollo de cualquier niño. Ayuda a reducir el sobrepeso y la obesidad, aumenta la fuerza de los músculos y puede mejorar la concentración en la escuela. Limite el tiempo frente a la pantalla y fomente el juego al aire libre. Las familias pueden hacer ejercicio juntas para cumplir con los 60 minutos diarios recomendados.


Ayuno intermitente: ¿es seguro para los niños?

A lo largo de los años, ha escuchado diferentes formas de ayuno, incluido el ayuno intermitente, promovidos para el control del peso y la prevención de enfermedades, pero ¿funcionan estas técnicas y son seguras para los niños? Los estudios han demostrado que la reducción del consumo típico de calorías, generalmente entre un 30 y un 40 por ciento, prolonga la vida útil en un tercio o más en muchos animales. Sin embargo, cuando se trata de restricción calórica en humanos, el jurado aún está deliberando. Incluso si la restricción de calorías no ayuda a nadie a vivir más tiempo, una gran parte de la investigación ha apoyado la idea de que limitar la ingesta de alimentos reduce el riesgo de enfermedades comunes en la vejez y alarga el período de vida con buena salud.

El ayuno intermitente (IF) puede ser una alternativa a la dieta tradicional para adultos, pero no se ha estudiado en niños. Sin embargo, los resultados de la investigación sobre los beneficios del ayuno intermitente no han sido consistentes. Si bien algunos estudios han demostrado un beneficio potencial, otros no han mostrado diferencias con respecto a la pérdida de peso / mantenimiento del peso, el control del azúcar en sangre y los lípidos en sangre.

Tres métodos de ayuno intermitente

La investigación sugiere que el momento del ayuno es clave. Hay tres tipos de ayuno intermitente, todos los cuales implican dividir el día o la semana en períodos de alimentación y ayuno. El método 16/8 o el método de división del tiempo implica saltarse el desayuno y restringir el período diario de alimentación a 8 horas (por ejemplo, de 1 p.m. a 9 p.m.). Luego hay un ayuno de 16 horas en el medio. El método Eat-Stop-Eat o "día alterno" implica ayunar durante 24 horas, una o dos veces por semana. El método 5: 2 permite entre el 20 y el 25 por ciento de las necesidades calóricas estimadas en los días de ayuno y la ingesta sin restricciones en los días sin ayuno.

¿Qué tan efectivo es el ayuno intermitente?

Un ensayo que incluyó la asignación aleatoria de participantes a grupos de control, restricción calórica y ayuno en días alternos mostró que el grupo de ayuno en días alternos tuvo una alta tasa de abandono. No hubo diferencias significativas en la pérdida de peso, la presión arterial, la frecuencia cardíaca, los triglicéridos, la glucosa en ayunas, la insulina en ayunas y la resistencia a la insulina entre el grupo de ayuno y restricción. Además, el colesterol LDL (colesterol "malo") aumentó significativamente en el grupo de ayuno en comparación con el grupo de restricción.

Un estudio reciente en el que participaron adultos con diabetes tipo 2 comparó la dieta 5: 2 con la restricción calórica y encontró que ambas intervenciones tuvieron mejoras similares en la hemoglobina A1C (un marcador del control del azúcar en sangre), los niveles de glucosa en ayunas (azúcar en sangre) y los niveles de lípidos. La seguridad del ayuno intermitente para una persona con diabetes depende de sus medicamentos y del riesgo de hipoglucemia.

El ayuno intermitente no parece ofrecer ventajas metabólicas o de control de peso a corto plazo superiores en comparación con la restricción calórica. Sin embargo, algunas personas pueden encontrar el ayuno intermitente más fácil de mantener. Aquellos con antecedentes de trastornos alimentarios no deben intentar ningún tipo de dieta de ayuno. Al restringir los alimentos, hay una mayor liberación de dopamina en el cerebro cuando come. Esto podría aumentar la probabilidad de un atracón.

Estudios recientes continúan mostrando que a pesar de una ingesta calórica similar, actividad física y sueño, aquellos que se saltan el desayuno con más frecuencia tienen una masa corporal más alta que aquellos que comen antes. La ingesta alta de calorías en el desayuno en lugar de la cena también se ha asociado con una mejor pérdida de peso / mantenimiento del peso. No se recomienda saltarse el desayuno para los niños porque ya han ayunado durante la noche.

Los estudios de investigación sugieren que el ayuno con ritmo circadiano combinado con una dieta y un estilo de vida saludables puede ser un método eficaz para perder peso. La investigación también apoya el sueño adecuado como una herramienta para la salud (que consiste en un ayuno nocturno de 8 a 12 horas). Mejorar la calidad y la cantidad del sueño puede mejorar la salud metabólica. Es importante centrarse no solo en lo que comemos, sino también en cuándo comemos. Limitar la ingesta de alimentos por la tarde y por la noche puede tener efectos beneficiosos sobre el control de la glucosa y el equilibrio energético.

¿El ayuno intermitente es seguro para los niños?

No hay suficiente evidencia en humanos para recomendar IF en este momento. No se han realizado estudios en niños y los estudios actuales en adultos carecen de una intervención a largo plazo y un período de seguimiento.

No se recomienda el ayuno intermitente para personas en períodos de rápido crecimiento, como niños y adolescentes. IF tampoco se recomienda para personas con diabetes que toman medicamentos, personas con antecedentes de trastornos alimentarios y mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Se recomienda un enfoque intencional de la alimentación para niños y adolescentes. Siga estos consejos para ayudar a su hijo a controlar un peso saludable:

  • Use comidas planificadas y refrigerios programados a lo largo del día para ayudar a controlar el hambre y lograr el control de las porciones.
  • Minimiza o elimina las bebidas azucaradas.
  • Consuma alimentos ricos en nutrientes que incluyan al menos cinco porciones de frutas y verduras al día.
  • Reduzca las comidas procesadas y rápidas.
  • La alimentación consciente también es clave para promover una relación saludable con la comida. Comer conscientemente es comer con intención y atención.
  • Tómese el tiempo para comer en la mesa en familia.

No olvidemos la importancia de la actividad. El ejercicio es un componente vital del desarrollo de cualquier niño. Ayuda a reducir el sobrepeso y la obesidad, aumenta la fuerza de los músculos y puede mejorar la concentración en la escuela. Limite el tiempo frente a la pantalla y fomente el juego al aire libre. Las familias pueden hacer ejercicio juntas para cumplir con los 60 minutos diarios recomendados.


Ayuno intermitente: ¿es seguro para los niños?

A lo largo de los años, ha escuchado diferentes formas de ayuno, incluido el ayuno intermitente, promovidos para el control del peso y la prevención de enfermedades, pero ¿funcionan estas técnicas y son seguras para los niños? Los estudios han demostrado que la reducción del consumo típico de calorías, generalmente entre un 30 y un 40 por ciento, prolonga la vida útil en un tercio o más en muchos animales. Sin embargo, cuando se trata de restricción calórica en humanos, el jurado aún está deliberando. Incluso si la restricción de calorías no ayuda a nadie a vivir más tiempo, una gran parte de la investigación ha apoyado la idea de que limitar la ingesta de alimentos reduce el riesgo de enfermedades comunes en la vejez y alarga el período de vida con buena salud.

El ayuno intermitente (IF) puede ser una alternativa a la dieta tradicional para adultos, pero no se ha estudiado en niños. Sin embargo, los resultados de la investigación sobre los beneficios del ayuno intermitente no han sido consistentes. Si bien algunos estudios han demostrado un beneficio potencial, otros no han mostrado diferencias con respecto a la pérdida de peso / mantenimiento del peso, el control del azúcar en sangre y los lípidos en sangre.

Tres métodos de ayuno intermitente

La investigación sugiere que el momento del ayuno es clave. Hay tres tipos de ayuno intermitente, todos los cuales implican dividir el día o la semana en períodos de alimentación y ayuno. El método 16/8 o el método de división del tiempo implica saltarse el desayuno y restringir el período diario de alimentación a 8 horas (por ejemplo, de 1 p.m. a 9 p.m.). Luego hay un ayuno de 16 horas en el medio. El método Eat-Stop-Eat o "día alterno" implica ayunar durante 24 horas, una o dos veces por semana. El método 5: 2 permite entre el 20 y el 25 por ciento de las necesidades calóricas estimadas en los días de ayuno y la ingesta sin restricciones en los días sin ayuno.

¿Qué tan efectivo es el ayuno intermitente?

Un ensayo que incluyó la asignación aleatoria de participantes a grupos de control, restricción calórica y ayuno en días alternos mostró que el grupo de ayuno en días alternos tuvo una alta tasa de abandono. No hubo diferencias significativas en la pérdida de peso, la presión arterial, la frecuencia cardíaca, los triglicéridos, la glucosa en ayunas, la insulina en ayunas y la resistencia a la insulina entre el grupo de ayuno y restricción. Además, el colesterol LDL (colesterol "malo") aumentó significativamente en el grupo de ayuno en comparación con el grupo de restricción.

Un estudio reciente en el que participaron adultos con diabetes tipo 2 comparó la dieta 5: 2 con la restricción calórica y encontró que ambas intervenciones tuvieron mejoras similares en la hemoglobina A1C (un marcador del control del azúcar en sangre), los niveles de glucosa en ayunas (azúcar en sangre) y los niveles de lípidos. La seguridad del ayuno intermitente para una persona con diabetes depende de sus medicamentos y del riesgo de hipoglucemia.

El ayuno intermitente no parece ofrecer ventajas metabólicas o de control de peso a corto plazo superiores en comparación con la restricción calórica. Sin embargo, algunas personas pueden encontrar el ayuno intermitente más fácil de mantener. Aquellos con antecedentes de trastornos alimentarios no deben intentar ningún tipo de dieta de ayuno. Al restringir los alimentos, hay una mayor liberación de dopamina en el cerebro cuando come. Esto podría aumentar la probabilidad de un atracón.

Estudios recientes continúan mostrando que a pesar de una ingesta calórica similar, actividad física y sueño, aquellos que se saltan el desayuno con más frecuencia tienen una masa corporal más alta que aquellos que comen antes. La ingesta alta de calorías en el desayuno en lugar de la cena también se ha asociado con una mejor pérdida de peso / mantenimiento del peso. No se recomienda saltarse el desayuno para los niños porque ya han ayunado durante la noche.

Los estudios de investigación sugieren que el ayuno con ritmo circadiano combinado con una dieta y un estilo de vida saludables puede ser un método eficaz para perder peso. La investigación también apoya el sueño adecuado como una herramienta para la salud (que consiste en un ayuno nocturno de 8 a 12 horas). Mejorar la calidad y la cantidad del sueño puede mejorar la salud metabólica. Es importante centrarse no solo en lo que comemos, sino también en cuándo comemos. Limitar la ingesta de alimentos por la tarde y por la noche puede tener efectos beneficiosos sobre el control de la glucosa y el equilibrio energético.

¿El ayuno intermitente es seguro para los niños?

No hay suficiente evidencia en humanos para recomendar IF en este momento. No se han realizado estudios en niños y los estudios actuales en adultos carecen de una intervención a largo plazo y un período de seguimiento.

No se recomienda el ayuno intermitente para personas en períodos de rápido crecimiento, como niños y adolescentes. IF tampoco se recomienda para personas con diabetes que toman medicamentos, personas con antecedentes de trastornos alimentarios y mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Se recomienda un enfoque intencional de la alimentación para niños y adolescentes. Siga estos consejos para ayudar a su hijo a controlar un peso saludable:

  • Use comidas planificadas y refrigerios programados a lo largo del día para ayudar a controlar el hambre y lograr el control de las porciones.
  • Minimiza o elimina las bebidas azucaradas.
  • Consuma alimentos ricos en nutrientes que incluyan al menos cinco porciones de frutas y verduras al día.
  • Reduzca las comidas procesadas y rápidas.
  • La alimentación consciente también es clave para promover una relación saludable con la comida. Comer conscientemente es comer con intención y atención.
  • Tómese el tiempo para comer en la mesa en familia.

No olvidemos la importancia de la actividad. El ejercicio es un componente vital del desarrollo de cualquier niño. Ayuda a reducir el sobrepeso y la obesidad, aumenta la fuerza de los músculos y puede mejorar la concentración en la escuela. Limite el tiempo frente a la pantalla y fomente el juego al aire libre. Las familias pueden hacer ejercicio juntas para cumplir con los 60 minutos diarios recomendados.


Ayuno intermitente: ¿es seguro para los niños?

A lo largo de los años, ha escuchado diferentes formas de ayuno, incluido el ayuno intermitente, promovidos para el control del peso y la prevención de enfermedades, pero ¿funcionan estas técnicas y son seguras para los niños? Los estudios han demostrado que la reducción del consumo típico de calorías, generalmente entre un 30 y un 40 por ciento, prolonga la vida útil en un tercio o más en muchos animales. Sin embargo, cuando se trata de restricción calórica en humanos, el jurado aún está deliberando. Incluso si la restricción de calorías no ayuda a nadie a vivir más tiempo, una gran parte de la investigación ha apoyado la idea de que limitar la ingesta de alimentos reduce el riesgo de enfermedades comunes en la vejez y alarga el período de vida con buena salud.

El ayuno intermitente (IF) puede ser una alternativa a la dieta tradicional para adultos, pero no se ha estudiado en niños. Sin embargo, los resultados de la investigación sobre los beneficios del ayuno intermitente no han sido consistentes. Si bien algunos estudios han demostrado un beneficio potencial, otros no han mostrado diferencias con respecto a la pérdida de peso / mantenimiento del peso, el control del azúcar en sangre y los lípidos en sangre.

Tres métodos de ayuno intermitente

La investigación sugiere que el momento del ayuno es clave. Hay tres tipos de ayuno intermitente, todos los cuales implican dividir el día o la semana en períodos de alimentación y ayuno. El método 16/8 o el método de división del tiempo implica saltarse el desayuno y restringir el período diario de alimentación a 8 horas (por ejemplo, de 1 p.m. a 9 p.m.). Luego hay un ayuno de 16 horas en el medio. El método Eat-Stop-Eat o "día alterno" implica ayunar durante 24 horas, una o dos veces por semana. El método 5: 2 permite el 20-25 por ciento de las necesidades calóricas estimadas en los días de ayuno y la ingesta sin restricciones en los días sin ayuno.

¿Qué tan efectivo es el ayuno intermitente?

Un ensayo que involucró la asignación aleatoria de participantes a grupos de control, restricción calórica y ayuno en días alternos mostró que el grupo de ayuno en días alternos tuvo una alta tasa de abandono. No hubo diferencias significativas en la pérdida de peso, la presión arterial, la frecuencia cardíaca, los triglicéridos, la glucosa en ayunas, la insulina en ayunas y la resistencia a la insulina entre el grupo de ayuno y restricción. Además, el colesterol LDL (colesterol "malo") aumentó significativamente en el grupo de ayuno en comparación con el grupo de restricción.

Un estudio reciente en el que participaron adultos con diabetes tipo 2 comparó la dieta 5: 2 con la restricción calórica y encontró que ambas intervenciones tuvieron mejoras similares en la hemoglobina A1C (un marcador del control del azúcar en sangre), los niveles de glucosa en ayunas (azúcar en sangre) y los niveles de lípidos. La seguridad del ayuno intermitente para una persona con diabetes depende de sus medicamentos y del riesgo de hipoglucemia.

El ayuno intermitente no parece ofrecer ventajas metabólicas o de control de peso a corto plazo superiores en comparación con la restricción calórica. Sin embargo, algunas personas pueden encontrar el ayuno intermitente más fácil de mantener. Aquellos con antecedentes de trastornos alimentarios no deben intentar ningún tipo de dieta de ayuno. Al restringir los alimentos, hay una mayor liberación de dopamina en el cerebro cuando come. Esto podría aumentar la probabilidad de un atracón.

Estudios recientes continúan mostrando que a pesar de una ingesta calórica similar, actividad física y sueño, aquellos que se saltan el desayuno con más frecuencia tienen una masa corporal más alta que aquellos que comen antes. La ingesta alta de calorías en el desayuno en lugar de la cena también se ha asociado con una mejor pérdida de peso / mantenimiento del peso. No se recomienda saltarse el desayuno para los niños porque ya han ayunado durante la noche.

Los estudios de investigación sugieren que el ayuno con ritmo circadiano combinado con una dieta y un estilo de vida saludables puede ser un método eficaz para perder peso. La investigación también apoya el sueño adecuado como una herramienta para la salud (que consiste en un ayuno nocturno de 8 a 12 horas). Mejorar la calidad y la cantidad del sueño puede mejorar la salud metabólica. Es importante centrarse no solo en lo que comemos, sino también en cuándo comemos. Limitar la ingesta de alimentos por la tarde y por la noche puede tener efectos beneficiosos sobre el control de la glucosa y el equilibrio energético.

¿El ayuno intermitente es seguro para los niños?

No hay suficiente evidencia en humanos para recomendar IF en este momento. No se han realizado estudios en niños y los estudios actuales en adultos carecen de una intervención a largo plazo y un período de seguimiento.

No se recomienda el ayuno intermitente para personas en períodos de rápido crecimiento, como niños y adolescentes. IF tampoco se recomienda para personas con diabetes que toman medicamentos, personas con antecedentes de trastornos alimentarios y mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Se recomienda un enfoque intencional de la alimentación para niños y adolescentes. Siga estos consejos para ayudar a su hijo a controlar un peso saludable:

  • Use comidas planificadas y refrigerios programados a lo largo del día para ayudar a controlar el hambre y lograr el control de las porciones.
  • Minimiza o elimina las bebidas azucaradas.
  • Consuma alimentos ricos en nutrientes que incluyan al menos cinco porciones de frutas y verduras al día.
  • Reduzca las comidas rápidas y procesadas.
  • La alimentación consciente también es clave para promover una relación saludable con la comida. Comer conscientemente es comer con intención y atención.
  • Tómese el tiempo para comer en la mesa en familia.

No olvidemos la importancia de la actividad. El ejercicio es un componente vital del desarrollo de cualquier niño. Ayuda a reducir el sobrepeso y la obesidad, aumenta la fuerza de los músculos y puede mejorar la concentración en la escuela. Limite el tiempo frente a la pantalla y fomente el juego al aire libre. Las familias pueden ejercitarse juntas para cumplir con los 60 minutos diarios recomendados.


Ayuno intermitente: ¿es seguro para los niños?

A lo largo de los años, ha escuchado diferentes formas de ayuno, incluido el ayuno intermitente, promovidos para el control del peso y la prevención de enfermedades, pero ¿funcionan estas técnicas y son seguras para los niños? Los estudios han demostrado que la reducción del consumo típico de calorías, generalmente entre un 30 y un 40 por ciento, prolonga la vida útil en un tercio o más en muchos animales. Sin embargo, cuando se trata de restricción calórica en humanos, el jurado aún está deliberando. Incluso si la restricción de calorías no ayuda a nadie a vivir más tiempo, una gran parte de la investigación ha apoyado la idea de que limitar la ingesta de alimentos reduce el riesgo de enfermedades comunes en la vejez y alarga el período de vida con buena salud.

Intermittent fasting (IF) may be an alternative to traditional dieting for adults but has not been studied in children. However, research results on benefits of intermittent fasting has not been consistent. While some studies have shown potential benefit, others have shown no difference with regards to weight loss/weight maintenance, blood sugar control, and blood lipids.

Three methods of intermittent fasting

Research does suggest that the timing of the fast is key. There are three kinds of intermittent fasting, all of which involve splitting the day or week into eating and fasting periods. The 16/8 method or time splitting method, involves skipping breakfast and restricting daily eating period to 8 hours, (such as from 1 p.m. to 9 p.m.). Then there is then a 16 hour fast in between. The Eat-Stop-Eat or “alternate day” method involves fasting for 24 hours, once or twice a week. The 5:2 method allows 20-25 percent of estimated caloric needs on fasting days and unrestricted intake on non-fasting days.

How effective is intermittent fasting?

One trial which involved randomly assigning participants into alternate day fasting, caloric restriction, and control groups showed the alternate day fasting group had a high dropout rate. There was no significant difference in weight loss, blood pressure, heart rate, triglycerides, fasting glucose, fasting insulin, and insulin resistance between the fasting and restriction group. In addition, The LDL cholesterol (“bad” cholesterol) rose significantly in the fasting group compared to the restriction group.

A recent study involving adults with type 2 diabetes compared the 5:2 diet to caloric restriction and found that both interventions had similar improvements in hemoglobin A1C (a marker of blood sugar control), fasting glucose (blood sugar) levels, and lipid levels. The safety of intermittent fasting for a person with diabetes depends on their medications and risk for hypoglycemia.

Intermittent fasting does not appear to offer superior metabolic or short-term weight control advantages compared to caloric restriction. However, some people may find intermittent fasting easier to maintain. Those with a history of disordered eating should not attempt any sort of fasting diet. When restricting food, there is an increased release of dopamine in the brain when you do eat. This could increase the likelihood of a binge.

Recent studies continue to show that despite similar calorie intake, physical activity, and sleep, those who skipped breakfast more frequently had higher body mass than those who eat earlier. High caloric intake at breakfast instead of dinner has also been associated with improved weight loss/weight maintenance. Skipping breakfast for children is not recommended because they have already fasted overnight.

Research studies suggest that circadian rhythm fasting combined with a healthy diet and lifestyle can be an effective approach to weight loss. Research also supports adequate sleep as a tool for health (which consists of an overnight fast of 8-12 hours). Improving sleep quality and quantity may improve metabolic health. It is important to focus not just on what we eat, but also when we eat. Limiting food intake in the evening and at night may have beneficial effects on glucose control and energy balance.

Is intermittent fasting safe for kids?

There is not enough evidence in humans to recommend IF at this time. There have been no studies in children and, current studies in adults lack long-term intervention and follow up period.

Intermittent fasting is not recommended for those in periods of rapid growth, such as children and adolescents. IF is also not recommended for people with diabetes on medication, people with a history of eating disorders, and pregnant or breastfeeding women.

An intentional approach to eating is recommended for children and adolescents. Follow these tips for helping your child manage a healthy weight:

  • Use planned meals and snacks timed throughout the day to help manage hunger and achieve portion control.
  • Minimize or eliminate sugary beverages.
  • Consume nutrient dense foods including at least five servings of fruits and vegetables daily.
  • Cut back on processed and fast foods.
  • Mindful eating is also key to promoting a healthy relationship with food. Mindful eating is eating with intention and attention.
  • Take the time to eat at the table as a family.

Let’s not forget the importance of activity. Exercise is a vital component of any child’s development. It helps to reduce overweight and obesity, increases strength in muscles and can improve concentration at school. Limit screen time and encourage outside play. Families can exercise together to meet the recommended 60 minutes per day.


Intermittent Fasting: Is it Safe for Kids?

Over the years you’ve heard different forms of fasting, including intermittent fasting, promoted for weight management and disease prevention, but do these techniques work and are they safe for children? Studies have shown that reducing typical calorie consumption, usually by 30-40 percent, extends the lifespan by a third or more in many animals. When it comes to calorie restriction in humans, however, the jury is still out. Even if calorie restriction does not help anyone live longer, a large portion of research has supported the idea that limiting food intake reduces the risk of diseases common in old age and lengthens the period of life spent in good health.

Intermittent fasting (IF) may be an alternative to traditional dieting for adults but has not been studied in children. However, research results on benefits of intermittent fasting has not been consistent. While some studies have shown potential benefit, others have shown no difference with regards to weight loss/weight maintenance, blood sugar control, and blood lipids.

Three methods of intermittent fasting

Research does suggest that the timing of the fast is key. There are three kinds of intermittent fasting, all of which involve splitting the day or week into eating and fasting periods. The 16/8 method or time splitting method, involves skipping breakfast and restricting daily eating period to 8 hours, (such as from 1 p.m. to 9 p.m.). Then there is then a 16 hour fast in between. The Eat-Stop-Eat or “alternate day” method involves fasting for 24 hours, once or twice a week. The 5:2 method allows 20-25 percent of estimated caloric needs on fasting days and unrestricted intake on non-fasting days.

How effective is intermittent fasting?

One trial which involved randomly assigning participants into alternate day fasting, caloric restriction, and control groups showed the alternate day fasting group had a high dropout rate. There was no significant difference in weight loss, blood pressure, heart rate, triglycerides, fasting glucose, fasting insulin, and insulin resistance between the fasting and restriction group. In addition, The LDL cholesterol (“bad” cholesterol) rose significantly in the fasting group compared to the restriction group.

A recent study involving adults with type 2 diabetes compared the 5:2 diet to caloric restriction and found that both interventions had similar improvements in hemoglobin A1C (a marker of blood sugar control), fasting glucose (blood sugar) levels, and lipid levels. The safety of intermittent fasting for a person with diabetes depends on their medications and risk for hypoglycemia.

Intermittent fasting does not appear to offer superior metabolic or short-term weight control advantages compared to caloric restriction. However, some people may find intermittent fasting easier to maintain. Those with a history of disordered eating should not attempt any sort of fasting diet. When restricting food, there is an increased release of dopamine in the brain when you do eat. This could increase the likelihood of a binge.

Recent studies continue to show that despite similar calorie intake, physical activity, and sleep, those who skipped breakfast more frequently had higher body mass than those who eat earlier. High caloric intake at breakfast instead of dinner has also been associated with improved weight loss/weight maintenance. Skipping breakfast for children is not recommended because they have already fasted overnight.

Research studies suggest that circadian rhythm fasting combined with a healthy diet and lifestyle can be an effective approach to weight loss. Research also supports adequate sleep as a tool for health (which consists of an overnight fast of 8-12 hours). Improving sleep quality and quantity may improve metabolic health. It is important to focus not just on what we eat, but also when we eat. Limiting food intake in the evening and at night may have beneficial effects on glucose control and energy balance.

Is intermittent fasting safe for kids?

There is not enough evidence in humans to recommend IF at this time. There have been no studies in children and, current studies in adults lack long-term intervention and follow up period.

Intermittent fasting is not recommended for those in periods of rapid growth, such as children and adolescents. IF is also not recommended for people with diabetes on medication, people with a history of eating disorders, and pregnant or breastfeeding women.

An intentional approach to eating is recommended for children and adolescents. Follow these tips for helping your child manage a healthy weight:

  • Use planned meals and snacks timed throughout the day to help manage hunger and achieve portion control.
  • Minimize or eliminate sugary beverages.
  • Consume nutrient dense foods including at least five servings of fruits and vegetables daily.
  • Cut back on processed and fast foods.
  • Mindful eating is also key to promoting a healthy relationship with food. Mindful eating is eating with intention and attention.
  • Take the time to eat at the table as a family.

Let’s not forget the importance of activity. Exercise is a vital component of any child’s development. It helps to reduce overweight and obesity, increases strength in muscles and can improve concentration at school. Limit screen time and encourage outside play. Families can exercise together to meet the recommended 60 minutes per day.


Intermittent Fasting: Is it Safe for Kids?

Over the years you’ve heard different forms of fasting, including intermittent fasting, promoted for weight management and disease prevention, but do these techniques work and are they safe for children? Studies have shown that reducing typical calorie consumption, usually by 30-40 percent, extends the lifespan by a third or more in many animals. When it comes to calorie restriction in humans, however, the jury is still out. Even if calorie restriction does not help anyone live longer, a large portion of research has supported the idea that limiting food intake reduces the risk of diseases common in old age and lengthens the period of life spent in good health.

Intermittent fasting (IF) may be an alternative to traditional dieting for adults but has not been studied in children. However, research results on benefits of intermittent fasting has not been consistent. While some studies have shown potential benefit, others have shown no difference with regards to weight loss/weight maintenance, blood sugar control, and blood lipids.

Three methods of intermittent fasting

Research does suggest that the timing of the fast is key. There are three kinds of intermittent fasting, all of which involve splitting the day or week into eating and fasting periods. The 16/8 method or time splitting method, involves skipping breakfast and restricting daily eating period to 8 hours, (such as from 1 p.m. to 9 p.m.). Then there is then a 16 hour fast in between. The Eat-Stop-Eat or “alternate day” method involves fasting for 24 hours, once or twice a week. The 5:2 method allows 20-25 percent of estimated caloric needs on fasting days and unrestricted intake on non-fasting days.

How effective is intermittent fasting?

One trial which involved randomly assigning participants into alternate day fasting, caloric restriction, and control groups showed the alternate day fasting group had a high dropout rate. There was no significant difference in weight loss, blood pressure, heart rate, triglycerides, fasting glucose, fasting insulin, and insulin resistance between the fasting and restriction group. In addition, The LDL cholesterol (“bad” cholesterol) rose significantly in the fasting group compared to the restriction group.

A recent study involving adults with type 2 diabetes compared the 5:2 diet to caloric restriction and found that both interventions had similar improvements in hemoglobin A1C (a marker of blood sugar control), fasting glucose (blood sugar) levels, and lipid levels. The safety of intermittent fasting for a person with diabetes depends on their medications and risk for hypoglycemia.

Intermittent fasting does not appear to offer superior metabolic or short-term weight control advantages compared to caloric restriction. However, some people may find intermittent fasting easier to maintain. Those with a history of disordered eating should not attempt any sort of fasting diet. When restricting food, there is an increased release of dopamine in the brain when you do eat. This could increase the likelihood of a binge.

Recent studies continue to show that despite similar calorie intake, physical activity, and sleep, those who skipped breakfast more frequently had higher body mass than those who eat earlier. High caloric intake at breakfast instead of dinner has also been associated with improved weight loss/weight maintenance. Skipping breakfast for children is not recommended because they have already fasted overnight.

Research studies suggest that circadian rhythm fasting combined with a healthy diet and lifestyle can be an effective approach to weight loss. Research also supports adequate sleep as a tool for health (which consists of an overnight fast of 8-12 hours). Improving sleep quality and quantity may improve metabolic health. It is important to focus not just on what we eat, but also when we eat. Limiting food intake in the evening and at night may have beneficial effects on glucose control and energy balance.

Is intermittent fasting safe for kids?

There is not enough evidence in humans to recommend IF at this time. There have been no studies in children and, current studies in adults lack long-term intervention and follow up period.

Intermittent fasting is not recommended for those in periods of rapid growth, such as children and adolescents. IF is also not recommended for people with diabetes on medication, people with a history of eating disorders, and pregnant or breastfeeding women.

An intentional approach to eating is recommended for children and adolescents. Follow these tips for helping your child manage a healthy weight:

  • Use planned meals and snacks timed throughout the day to help manage hunger and achieve portion control.
  • Minimize or eliminate sugary beverages.
  • Consume nutrient dense foods including at least five servings of fruits and vegetables daily.
  • Cut back on processed and fast foods.
  • Mindful eating is also key to promoting a healthy relationship with food. Mindful eating is eating with intention and attention.
  • Take the time to eat at the table as a family.

Let’s not forget the importance of activity. Exercise is a vital component of any child’s development. It helps to reduce overweight and obesity, increases strength in muscles and can improve concentration at school. Limit screen time and encourage outside play. Families can exercise together to meet the recommended 60 minutes per day.


Intermittent Fasting: Is it Safe for Kids?

Over the years you’ve heard different forms of fasting, including intermittent fasting, promoted for weight management and disease prevention, but do these techniques work and are they safe for children? Studies have shown that reducing typical calorie consumption, usually by 30-40 percent, extends the lifespan by a third or more in many animals. When it comes to calorie restriction in humans, however, the jury is still out. Even if calorie restriction does not help anyone live longer, a large portion of research has supported the idea that limiting food intake reduces the risk of diseases common in old age and lengthens the period of life spent in good health.

Intermittent fasting (IF) may be an alternative to traditional dieting for adults but has not been studied in children. However, research results on benefits of intermittent fasting has not been consistent. While some studies have shown potential benefit, others have shown no difference with regards to weight loss/weight maintenance, blood sugar control, and blood lipids.

Three methods of intermittent fasting

Research does suggest that the timing of the fast is key. There are three kinds of intermittent fasting, all of which involve splitting the day or week into eating and fasting periods. The 16/8 method or time splitting method, involves skipping breakfast and restricting daily eating period to 8 hours, (such as from 1 p.m. to 9 p.m.). Then there is then a 16 hour fast in between. The Eat-Stop-Eat or “alternate day” method involves fasting for 24 hours, once or twice a week. The 5:2 method allows 20-25 percent of estimated caloric needs on fasting days and unrestricted intake on non-fasting days.

How effective is intermittent fasting?

One trial which involved randomly assigning participants into alternate day fasting, caloric restriction, and control groups showed the alternate day fasting group had a high dropout rate. There was no significant difference in weight loss, blood pressure, heart rate, triglycerides, fasting glucose, fasting insulin, and insulin resistance between the fasting and restriction group. In addition, The LDL cholesterol (“bad” cholesterol) rose significantly in the fasting group compared to the restriction group.

A recent study involving adults with type 2 diabetes compared the 5:2 diet to caloric restriction and found that both interventions had similar improvements in hemoglobin A1C (a marker of blood sugar control), fasting glucose (blood sugar) levels, and lipid levels. The safety of intermittent fasting for a person with diabetes depends on their medications and risk for hypoglycemia.

Intermittent fasting does not appear to offer superior metabolic or short-term weight control advantages compared to caloric restriction. However, some people may find intermittent fasting easier to maintain. Those with a history of disordered eating should not attempt any sort of fasting diet. When restricting food, there is an increased release of dopamine in the brain when you do eat. This could increase the likelihood of a binge.

Recent studies continue to show that despite similar calorie intake, physical activity, and sleep, those who skipped breakfast more frequently had higher body mass than those who eat earlier. High caloric intake at breakfast instead of dinner has also been associated with improved weight loss/weight maintenance. Skipping breakfast for children is not recommended because they have already fasted overnight.

Research studies suggest that circadian rhythm fasting combined with a healthy diet and lifestyle can be an effective approach to weight loss. Research also supports adequate sleep as a tool for health (which consists of an overnight fast of 8-12 hours). Improving sleep quality and quantity may improve metabolic health. It is important to focus not just on what we eat, but also when we eat. Limiting food intake in the evening and at night may have beneficial effects on glucose control and energy balance.

Is intermittent fasting safe for kids?

There is not enough evidence in humans to recommend IF at this time. There have been no studies in children and, current studies in adults lack long-term intervention and follow up period.

Intermittent fasting is not recommended for those in periods of rapid growth, such as children and adolescents. IF is also not recommended for people with diabetes on medication, people with a history of eating disorders, and pregnant or breastfeeding women.

An intentional approach to eating is recommended for children and adolescents. Follow these tips for helping your child manage a healthy weight:

  • Use planned meals and snacks timed throughout the day to help manage hunger and achieve portion control.
  • Minimize or eliminate sugary beverages.
  • Consume nutrient dense foods including at least five servings of fruits and vegetables daily.
  • Cut back on processed and fast foods.
  • Mindful eating is also key to promoting a healthy relationship with food. Mindful eating is eating with intention and attention.
  • Take the time to eat at the table as a family.

Let’s not forget the importance of activity. Exercise is a vital component of any child’s development. It helps to reduce overweight and obesity, increases strength in muscles and can improve concentration at school. Limit screen time and encourage outside play. Families can exercise together to meet the recommended 60 minutes per day.


Intermittent Fasting: Is it Safe for Kids?

Over the years you’ve heard different forms of fasting, including intermittent fasting, promoted for weight management and disease prevention, but do these techniques work and are they safe for children? Studies have shown that reducing typical calorie consumption, usually by 30-40 percent, extends the lifespan by a third or more in many animals. When it comes to calorie restriction in humans, however, the jury is still out. Even if calorie restriction does not help anyone live longer, a large portion of research has supported the idea that limiting food intake reduces the risk of diseases common in old age and lengthens the period of life spent in good health.

Intermittent fasting (IF) may be an alternative to traditional dieting for adults but has not been studied in children. However, research results on benefits of intermittent fasting has not been consistent. While some studies have shown potential benefit, others have shown no difference with regards to weight loss/weight maintenance, blood sugar control, and blood lipids.

Three methods of intermittent fasting

Research does suggest that the timing of the fast is key. There are three kinds of intermittent fasting, all of which involve splitting the day or week into eating and fasting periods. The 16/8 method or time splitting method, involves skipping breakfast and restricting daily eating period to 8 hours, (such as from 1 p.m. to 9 p.m.). Then there is then a 16 hour fast in between. The Eat-Stop-Eat or “alternate day” method involves fasting for 24 hours, once or twice a week. The 5:2 method allows 20-25 percent of estimated caloric needs on fasting days and unrestricted intake on non-fasting days.

How effective is intermittent fasting?

One trial which involved randomly assigning participants into alternate day fasting, caloric restriction, and control groups showed the alternate day fasting group had a high dropout rate. There was no significant difference in weight loss, blood pressure, heart rate, triglycerides, fasting glucose, fasting insulin, and insulin resistance between the fasting and restriction group. In addition, The LDL cholesterol (“bad” cholesterol) rose significantly in the fasting group compared to the restriction group.

A recent study involving adults with type 2 diabetes compared the 5:2 diet to caloric restriction and found that both interventions had similar improvements in hemoglobin A1C (a marker of blood sugar control), fasting glucose (blood sugar) levels, and lipid levels. The safety of intermittent fasting for a person with diabetes depends on their medications and risk for hypoglycemia.

Intermittent fasting does not appear to offer superior metabolic or short-term weight control advantages compared to caloric restriction. However, some people may find intermittent fasting easier to maintain. Those with a history of disordered eating should not attempt any sort of fasting diet. When restricting food, there is an increased release of dopamine in the brain when you do eat. This could increase the likelihood of a binge.

Recent studies continue to show that despite similar calorie intake, physical activity, and sleep, those who skipped breakfast more frequently had higher body mass than those who eat earlier. High caloric intake at breakfast instead of dinner has also been associated with improved weight loss/weight maintenance. Skipping breakfast for children is not recommended because they have already fasted overnight.

Research studies suggest that circadian rhythm fasting combined with a healthy diet and lifestyle can be an effective approach to weight loss. Research also supports adequate sleep as a tool for health (which consists of an overnight fast of 8-12 hours). Improving sleep quality and quantity may improve metabolic health. It is important to focus not just on what we eat, but also when we eat. Limiting food intake in the evening and at night may have beneficial effects on glucose control and energy balance.

Is intermittent fasting safe for kids?

There is not enough evidence in humans to recommend IF at this time. There have been no studies in children and, current studies in adults lack long-term intervention and follow up period.

Intermittent fasting is not recommended for those in periods of rapid growth, such as children and adolescents. IF is also not recommended for people with diabetes on medication, people with a history of eating disorders, and pregnant or breastfeeding women.

An intentional approach to eating is recommended for children and adolescents. Follow these tips for helping your child manage a healthy weight:

  • Use planned meals and snacks timed throughout the day to help manage hunger and achieve portion control.
  • Minimize or eliminate sugary beverages.
  • Consume nutrient dense foods including at least five servings of fruits and vegetables daily.
  • Cut back on processed and fast foods.
  • Mindful eating is also key to promoting a healthy relationship with food. Mindful eating is eating with intention and attention.
  • Take the time to eat at the table as a family.

Let’s not forget the importance of activity. Exercise is a vital component of any child’s development. It helps to reduce overweight and obesity, increases strength in muscles and can improve concentration at school. Limit screen time and encourage outside play. Families can exercise together to meet the recommended 60 minutes per day.


Ver el vídeo: LA PODEROSA RELACION ENTRE EL AYUNO Y LA ADORACION


Comentarios:

  1. Helaku

    Bueno, ya he visto algo como esto.

  2. Vandyke

    Autor, muchas gracias. Si lo desea, haga que la fuente del blog sea un poco más grande. Y luego los ojos ya duelen.

  3. Sinclair

    interesante, y el análogo es?

  4. Efron

    podemos examinar esto infinitamente

  5. Mac Ailean

    Sé que es necesario hacer)))

  6. Kek

    Es, con mucho, la excepción



Escribe un mensaje